Enfermedades infecciosas

enfermedades infecciosas artemisia annua

Hoy en día, existe un incremento de afecciones infecciosas que incluyen enfermedades bacterianas, parasitarias y virales, y generan una importante preocupación en la salud canina; generalmente debido al alto contagio e incidencia que presentan estas dolencias.
El amplio espectro de patógenos, incluidos virus, bacterias, hongos, protozoos y una cantidad cada vez mayor de parásitos, puede provocar una variedad compleja de síntomas. A continuación se presentan los patógenos más relevantes, cada uno en su categoría, que afectan a la salud animal.

enfermedades infecciosas artemisia annua

Enfermedades bacterianas

La artemisinina y sus derivados contribuyen a combatir enfermedades bacterianas como la mastitis, la prostatitis y la enfermedad de Lyme. También se ha informado que la artemisinina desempeña un papel importante en el control de la propagación de la resistencia a los antibióticos, lo que será un gran paso para esta amenaza mundial.

 

Enfermedades parasitarias

La artemisinina y sus derivados han sido testados para evitar la proliferación y el crecimiento de protozoos parásitos intracelulares, como el que provoca la coccidiosis en las aves de corral y la toxoplasmosis en muchos animales de sangre caliente.

Además, los patógenos parásitos pueden presentarse de muchas formas, abarcando, por ejemplo, enfermedades fúngicas y enfermedades protozoarias. Estas mismas enfermedades son las que más daño causan a los animales.

 

Enfermedades virales

En estudios recientes se ha visto que la artemisinina y sus derivados pueden actuar como agentes antivirales, afectando las etapas finales de la replicación del virus y permitiendo la prevención y el tratamiento de la infección. Por ejemplo, la artemisinina se ha probado como inhibidor de la replicación del virus de la rabia, así como en el virus de la neumonía viral de la influenza A.