Qué es la leishmaniosis, cómo combatirla y nuestros casos de éxito

09-07-2024

En junio se ha celebrado el Día Internacional de la Lucha contra la Leishmaniosis. Por este motivo, desde Tricopharming queremos explicar qué es leishmaniosis canina (CanL) y cuál es su situación actual.

¿Qué es la leishmaniosis?

La leishmaniosis canina es una enfermedad parasitaria, crónica y sistémica. Hay varios tipos de Leishmania:  la leishmaniosis canina (CanL) es la L.infantum, que tiene una distribución muy amplia incluyendo la cuenca del Mediterráneo y partes de Asia y América. 

La infección CanL se transmite, generalmente, por la picadura de flebótomos hembra que están infectados por protozoos del género Leishmania, que son los que causan la enfermedad. Los fleblótomos transmisores son insectos pequeños y peludos, de color amarillo pálido, con antenas largas y delgadas. 

¿Cuál es la situación actual y el alcance de la leishmaniosis canina? 

Debido a las condiciones que necesitan los insectos infectados para sobrevivir, esta enfermedad es típica de climas cálidos, como el que se encuentra en la región del Mediterraneo. Un estudio del 2023 describe una seroprevalencia general del 23,2 % en una muestra de 504.369 perros de zonas endémicas como Italia, Francia, España y Portugal, analizados entre 1971 y 2006.

Según la Asociación Científica Internacional LeishVet, la infección en la población canina en zonas endémicas está muy extendida, y la proporción de perros infectados es mucho mayor que la de los perros con leishmaniosis clínica. Por lo tanto, la infección subclínica es común en áreas endémicas (clínicamente, perros infectados sanos). Sin embargo, la CanL también se diagnostica, a menudo, en países no endémicos (perros importados o que han viajado a zonas endémicas).

La propensión a desarrollar la enfermedad está relacionada con la capacidad del huésped para generar una inmunidad protectora específica. Una fuerte inmunidad celular da como resultado el control de la infección a largo plazo en perros resistentes.

Debido al cambio climático y al aumento de la temperatura global resultante, se ha incrementado la presencia y la actividad de los flebótomos. Como resultado, más del 30 % de la población canina de España sufre de leishmaniosis: Andalucía, las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana son las regiones con un mayor riesgo de contraer la enfermedad. 

Monitorear, prevenir y tratar la leishmaniosis canina es crucial para intentar controlar esta zoonosis que afecta a animales y humanos, en el marco de One Health. Es importante la utilización de repelentes, mosquiteras y telas metálicas en puertas y ventanas.

¿Cuáles son los síntomas de la leishmaniosis y las terapias recomendadas?

Las manifestaciones clínicas de la leishmaniosis canina son muy variadas: pueden ser de tipo general (letargia, fiebre, vómito, diarrea, etc.), cutáneas (dermatitis papular, exfoliativa etc.) u oculares (como la queratoconjuntivitis). Todas están descritas en detalle en las guías publicadas y descargables en la web de LeishVet

El diagnóstico se realiza a través de un análisis clínico, un hemograma, y puede ser combinada con citología e histología. Las alternativas terapéuticas recomendadas varían según el estadío clínico de la infección: hay 4 según nivel de gravedad, de los que el I es el más leve y el IV, el más severo. 

Casos de éxito con terapias complementarias con fitoterapia. El uso de Artennua en protectoras

Desde Artennua queremos hacer nuestra contribución compartiendo casos de combinación de terapias convencionales con complementos fitoterápicos de calidad estandarizada, que permiten reducir de manera significativa recaídas y efectos secundarios, y aumentar el bienestar general. En síntesis, se incrementa la calidad de vida de las mascotas que conviven a diario con la enfermedad. Es el caso de Artennua®, un producto 100 % natural, elaborado a partir de hojas de la planta Artemisia annua con un alto contenido en principios activos como artemisinina, quercetina y flavonoides. 

Hoy os contamos dos historias, las de Aslan y Tina, a los que se les ha administrado Artennua® conjuntamente con los tratamientos convencionales. Aslan y Tina viven en la asociación ARE – Adopta y Rescata España, una protectora de Zaragoza con la que estamos muy agradecidos de haber podido colaborar. 

Es importante destacar que hay una elevada prevalencia de casos de leishmaniosis en la mayoría de los perros y gatos que viven en protectoras animales, dada la exposición a las condiciones de riesgo de la calle. 

Aslan nació en agosto de 2015 y, en 2022, se le diagnosticó leishmaniosis. Actualmente, está en tratamiento con Alopurinol, aunque su veterinario tiene intención de retirar o bajar la dosis debido al efecto secundario de la xantinuria, que puede dar lugar a sangrados en la orina del animal. De momento, sigue tomando Artennua®, según las recomendaciones de su veterinario, esperando determinar la evolución del caso.

Las analíticas de Aslan de marzo del 2024 muestran cómo, con la administración de Artennua®, los niveles de anticuerpos anti-leishmania disminuyeron con respecto a la analítica del día 17/10/2023. Esto es indicativo de una buena evolución en Aslan. También se observó una mejora en la anemia, y los valores de glóbulos rojos volvieron a los valores normales después de la toma de Artennua®.  En la analítica de octubre del 2023, los niveles de glóbulos rojos se encontraban en 4,79  mill/mm3 (valores de referencia: 5,5 – 8,5 mill/mm3) y, después de 5 meses tomando Artennua®, subieron a 6,05 mill/mm3

Tina nació en 2013 y fue rescatada cuando tenía un año de una perrera en la que iba a ser sacrificada, ya que fue entregada por un cazador porque no servía para cazar. Tiene leishmaniosis desde hace 5 años y se le ha estado administrando Alopurinol conjuntamente con Artennua®, aunque se le ha retirado el tratamiento convencional y el veterinario ha aconsejado continuar con Artennua®

En su última analítica se puede ver una mejora de la anemia de Tina. Los valores de glóbulos rojos estaban por debajo de los valores normales, en 5,03 mill/mm3 (valores de referencia: 5,5 – 8,5 mill/mm3) en septiembre de 2023, y lograron normalizarse después de varios meses de administración de Artennua®, alcanzado valores de 6,65 mill/mm3 en marzo de 2024. Además, se puede apreciar un descenso de los niveles de alfa-1 globulina, una proteína evaluada en infecciones por Leishmania, ya que indica procesos inflamatorios como los que se dan con esta infección. En el caso de Tina, esta proteína se encontraba en valores de 7,2 % (valores de referencia 1,1 – 6,3) en septiembre de 2023 y alcanzó valores normales de 5,4 % en marzo de 2024 después de la administración de Artennua®. También se puede apreciar una mejoría de los valores de urea en sangre. 

¡Os animamos a descubrir más sobre Artennua®, y otros remedios fitoterápicos respaldados por evidencias científicas, que ayudan a mejorar la salud de las mascotas con leishmaniosis! Por nuestra parte, seguiremos investigando y contando historias como estas para aportar nuestro granito de arena.