La artemisinina equilibra el sistema inmunológico que beneficia directamente al consumidor

03-03-2020

Un nuevo estudio revela cómo la molécula artemisinina, producida exclusivamente en la planta Artemisia annua, y sus derivados, son capaces no sólo de combatir enfermedades parasitarias, sino también de equilibrar el sistema inmunológico que beneficia directamente al organismo receptor.

La Dihidroartemisinina regula el sistema inmunológico mediante la promoción de los linfocitos CD8+ T y la supresión de las respuestas de las células B.

Zhang T1, Zhang Y1, Jiang N1, Zhao X1, Sang X1, Yang N1, Feng Y1, Chen R1, Chen Q2.

Sci China Life Sci. 2019 Jul 8. doi: 10.1007/s11427-019-9550-4.

Resumen

La Artemisia annua es una planta medicinal con propiedades anti-febriles que se usó por primera vez en la medicina tradicional China hace 1.000 años. La artemisinina y sus derivados Dihidroartemisinina (DHA), artemeter y artesunato, se han utilizado para el tratamiento de la malaria con una eficacia considerable. Recientemente, el DHA también ha sido probado para el tratamiento del lupus eritematoso, lo que indica que probablemente puede funcionar para equilibrar la respuesta inmunológica en individuos con inmunodeficiencias. En el presente estudio se investigó sistemáticamente el efecto regulador de la dihidroartemisinina en el sistema inmunológico de ratones infectados con dos parásitos protozoarios diferentes (Toxoplasma gondii y Plasmodium berghei). Nuestros resultados revelaron que el índice del bazo (agrandamiento del bazo) del ratón aumentó significativamente en los ratones sanos después de la administración de DHA, principalmente debido a la generación de un número extra de linfocitos y linfocitos T CD8+ no solo en el bazo sino también en la circulación sanguínea. Es por ello, que la dihidroartemisinina actuaría mediante el aumento en la proporción de células T auxiliares y células T CD8+, así como disminuyendo el número de células B esplénicas y circulatorias. Además, dicha molécula podría reducir la producción de citoquinas proinflamatorias. Por lo tanto, dicho estudio reveló que, además de su actividad antiparasitaria, la artemisinina y sus derivados también pueden modular activamente el sistema inmunológico para beneficiar directamente al hospedador.