Estimulador del sistema inmunológico

Diversas evidencias científicas sugieren que la artemisinina y sus derivados poseen un efecto inmunomodulador durante las respuestas inmunitarias innata y adaptativa en diversos tipos celulares. Varias publicaciones relevantes han demostrado que la biomolécula artemisinina tiene la capacidad de modular la respuesta inmunitaria mediante la regulación de la proliferación celular y la reducción de la producción de citoquinas proinflamatorias y quimiocinas que beneficiarán directamente al huésped o paciente. Además, otros estudios científicos han revelado cómo la artemisinina estimula la vía inmunitaria TH1 activando la generación de linfocitos T (CD4 y CD8), NK e IFN-gamma. Por último, otros hallazgos indican que la artemisinina y algunos derivados podrían utilizarse como nuevos candidatos a adyuvantes, contribuyendo así a la respuesta inmunitaria de los pacientes bajo diversos tratamientos, sean curativos o preventivos.

En consecuencia, la artemisinina y sus derivados surgen como una alternativa prometedora para potenciar las respuestas inmunitarias celulares bajo condiciones tanto patológicas como no patológicas debido a sus propiedades antiinflamatorias e inmunorreguladoras.